Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
LNO

LNO

Menu
Marc Anthony - Lamento Borincano

Marc Anthony - Lamento Borincano

¡Oh Borinquen! La tierra del Edén
la que al cantar, el gran Gautier
llamo la perla de los mares
ahora que tú te mueres con tus pesares
déjame que te cante yo también

Rafael Hernández Marín

La canción "Lamento Borincano" fue escrita en 1929 por Rafael Hernández, mencionando en ella al poeta José Gautier Benítez y también el nombre ancestral de Puerto Rico: Borinquen. Rafael Hernández escribió el Lamento Borincano cuando vivía en la ciudad de Nueva York. Existen varias versiones acerca del lugar de su creación. Se ha establecido con certeza que su composición fue en el Harlem Español.

La canción narra acerca de la situación de los pobres y campesinos en el Puerto Rico de los años 20.

El tema comienza con un tono positivo y presenta al jibarito, o campesino descendiente de taino, español y/o africano, que es el ícono representativo del pueblo puertorriqueño. El jibarito es un vendedor de mercancías, quien se dirige al pueblo para vender su carga. Desilusionado por la pobreza que rodea al poblado e incapaz de vender su cargamento, el jibarito vuelve a su hogar. En la canción, no se nombra al país Puerto Rico, sino su nombre ancestral Borinquen.

Sale
loco de contento con su cargamento
para la ciudad, para la ciudad.
Lleva
en su pensamiento todo un mundo lleno
de felicidad, Ay, de felicidad.

Piensa remediar la situación
del hogar que es toda su ilusión. Sí.
Y alegre,
el jibarito va, cantando así
diciendo así, pensando así por el camino:
"Si yo vendo la carga, mi Dios querido,
un traje a mi viejita voy a comprar."

Y alegre
también su yegua va
al presentir que su cantar
es todo un himno de alegría.
Y en eso le sorprende la luz del DÍA.
Y llegan al mercado de la ciudad.

Pasa
la mañana entera sin que nadie quiera
su carga comprar, ay, su carga comprar.
Todo,
todo esta desierto, y el pueblo esta lleno
de necesidad, ay, de necesidad.

Se oye este lamento por doquier
de mi desdichada Borinquen. Sí.
Y triste,
el jibarito va pensando así,
diciendo así, llorando así por el camino:
"¿Qué será de Borinquen mi dios querido?
¿Qué será de mis hijos y de mi hogar?"

Oh Borinquen!
La tierra del Edén,
la que al cantar, el gran Gautier
llamo la perla de los mares.
Ahora que tu te mueres con tus pensares,
déjame que te cante yo también.